[imagen]
Las Brigadas de Piel de Gamo, en cartoné, 1937
(a la izquierda).
Las Brigadas de Piel de Gamo, en rústica, 1987
(a la derecha)

     Lo que él proporcionó en lugar de esto, fue el verdadero material del “grano” literario, y no sólo para el gran “molino” de las pulps. Por ejemplo, cuando habla del “hecho pequeño y olvidado”, está mencionando en realidad, un elemento crítico en muchos de los que consideramos como los relatos más fascinantes; por ejemplo, la historia insignificante y olvidada de Alexander Selkirk, que inspiró “Las aventuras de Robinson Crusoe”, de Daniel Defoe. Estas obras que se discuten aquí, siguiendo el propio análisis de Ronald sobre el concepto de lo pequeño y olvidado, son igual de atractivas.

     La primera, su fiel y “decididamente especial” retrato de los Pies Negros (Las Brigadas de Piel de Gamo), ha disfrutado de una larga y respetada historia de reediciones y revisiones. La obra ha sido además aplaudida por los propios Pies Negros, a quienes un joven Ronald conoció en el Montana de su juventud y donde participó en un rito de iniciación como hermano de sangre de la tribu, a la edad de seis años. Igualmente memorable fue su incitante aventura del Almirante Nelson en el Nilo, “Mr. Tidwell: Gunner”.

     A modo de algunas notas secundarias: El Norvell Page que encontró entre las estanterías de la Biblioteca Municipal de Nueva York, no era otro que Norvell “El araña” Page, al que de vez en cuando se veía furtivamente por las calles de Manhattan con una capa negra y un sombrero de ala ancha inclinado, bastante parecido a su amenazante héroe. A aquellos relatos que se referían a las profesiones más peligrosas del mundo, al final se les conoció como la serie de “Trabajos infernales” y aparecieron en Argosy, la más respetada y original de todas las publicaciones periódicas de las pulps. Además de lo que Ronald cuenta sobre cómo se configuró “Test Pilot”, en otro lugar describe la escalada a los tejados con reparadores de chimeneas y torres, el lanzarse a un Puget Sound frío y obscuro con buzos de la armada y llevar rodando troncos capaces de romperle a uno los huesos con los leñadores: todo ello en nombre de una continua “búsqueda por la investigación”.

***

“El Sr. Hubbard ha dado la vuelta a la fórmula que durante tan largo tiempo se ha venerado, y ha escrito un thriller en el que al final de cada capítulo, más o menos, otro rostro pálido muerde el polvo... un entusiasmo, incluso una frescura y una vivacidad, decididamente rara en este tipo de novela”.

Crítica literaria del New York Times


IBM Electromatic

Relatos de aventuras de L. Ronald Hubbard



AnteriorNavigation BarSiguiente

| Anterior | Glosario | Índice | Siguiente |
| Encuesta | Sitios afines | Librería | Página principal |


L. Ron Hubbard, L'Écrivain | L. Ron Hubbard, Lo scrittore
L. Ronald Hubbard, El escritor | L. Ron Hubbard, Der Schriftsteller
L. Ron Hubbard, The Writer

Contact Us
© 1998-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas


Librería Content Página principal