Notas sobre Investigación

   E
n su continuo avance a la vanguardia de la narrativa popular, Ronald se encontró más y más instado a entregar conferencias y artículos instructivos, especialmente –como él tan sencillamente lo describiera– “en los que se diera una buena cantidad de juiciosos consejos de redacción y una serie de ejemplos. Entre otros temas que en algún momento se consideraron, estuvieron los rara vez discutidos cánones editoriales: la heroína siempre debe ser tan pura como la nieve, inmaculada, impoluta, y la mayor inquietud es acerca de las intenciones del gran villano, malvado, burlón, lascivo, desapacible, áspero y gruñón”. Y de nuevo lo encontramos proponiendo unas cuantas observaciones selectas sobre las consecuencias de ignorar los cánones. “¡Cuánto valor hace falta para escapar! Miras fijamente a una visión de un armario vacío; te parece que sientes los dedos de los pies asomándose por los zapatos; ya escuchas la enojada voz del casero mientras ayuda al policía a tirar a la calle tu mesa de escribir”.

     Sin embargo, en los artículos instructivos de Ronald, había un énfasis particular en el interminable oficio de la investigación.

     El tema no es tan obvio como pudiera imaginarse, ya que lo que Ronald trata, pocas veces ha sido formulado con tanta claridad, en especial el proceso real de concebir una historia. Sin duda, la docena de publicaciones periódicas, o más, dirigidas a los “aspirantes de artífices de la palabra de aquel momento”, ofrecían siempre “consejos para inspirar”. El más interesante, aunque sólo sea como dato curioso, era “El demonio de la trama”. Descrito como una ayuda “infalible” para escribir la trama de un relato; el artefacto, que podía pedirse por correo, se componía de dos ruedas de cartón, con todos los inventos literarios concebibles, combinados haciendo juego con todos los personajes comunes concebibles: como la hija del ranchero cautivada por el solitario trotamundos, o el hijastro desheredado, en busca del tesoro perdido. Sin embargo, después de haber construido una trama con “tres infalibles sacados de ese demonio”, Ronald explica: “Me odié durante días y días”.

Notas sobre Investigación continúa...


AnteriorNavigation BarSiguiente

| Anterior | Glosario | Índice | Siguiente |
| Encuesta | Sitios afines | Librería | Página principal |


L. Ron Hubbard, L'Écrivain | L. Ron Hubbard, Lo scrittore
L. Ronald Hubbard, El escritor | L. Ron Hubbard, Der Schriftsteller
L. Ron Hubbard, The Writer

Contact Us
© 1998-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas


Librería Content Página principal