[imagen]      El punto, y un punto que enfatizaría repetidamente, era que “Debes tener material en bruto. Eso te da la ventaja en el campo”.

     Aun así, ese campo era extremadamente competitivo. A pesar del gran apetito por revistas pulp (se llegó a decir que se habían publicado un millón de historias a lo largo de los sesenta años del reino de las pulps), la vasta mayoría de aquellas historias las escribieron realmente unos trescientos duros profesionales. Por otra parte, a centavo la palabra, aquellos cuentos se produjeron con mucha rapidez. El amigo y colega de L. Ronald Hubbard, Richard Sales (normalmente recordado por su serie de “Daffy Dill” y la obra a la medida de Clark Gable, Cargamento extraño), hablaría más tarde de escribir una historia al día: tres mil palabras y más cada día. Luego estaba el legendario Arthur J. Burks, también conocido como “Mr. Pulp”, quien superaba con regularidad los dos millones de palabras al año; una proeza sorprendente para un mecanógrafo; no digamos para un escritor creativo. Aunque si el ritmo de Ronald de setenta mil palabras al mes (cien mil con el tiempo) parece hasta cierto punto menos impresionante, hay que comprender que ese número de palabras provenía de sólo tres días a la semana con su Remington manual.

     Sin embargo, incluso de la prosa más acelerada, dimana la sensación de algo más perdurable que el martilleo de las teclas: “hasta que los dedos se me queden desgastados hasta la segunda falange”, como Ronald lo expresara de manera tan vívida. Más tarde los críticos hablarían de una “verdad dura, pero crispada”, y señalarían hacia el trabajo del escritor de pulps, Horace McCoy, y todo lo que aportó a los existencialistas franceses André Gide y Jean Paul Sartre. También hablarían de ese “realismo desnudo”, y señalarían a un Chandler y a un Hammett, quienes “sacaron el asesinato del salón y lo echaron al callejón”, como Chandler mismo lo describiera. Luego señalarían también a un L. Ronald Hubbard que pronto lograría lo mismo para la novela sobrenatural, sacándola de un gótico irreal y entretejiéndola en la trama de cualquier población de EE. UU.

Los géneros abarcados por L. Ronald Hubbard

Sobre la Fábrica de Manuscritos continúa...



AnteriorNavigation BarSiguiente

| Anterior | Glosario | Índice | Siguiente |
| Encuesta | Sitios afines | Librería | Página principal |


L. Ron Hubbard, L'Écrivain | L. Ron Hubbard, Lo scrittore
L. Ronald Hubbard, El escritor | L. Ron Hubbard, Der Schriftsteller
L. Ron Hubbard, The Writer

Contact Us
© 1998-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas


Librería Content Página principal