[“...intentar más intensamente hacer que cada palabra viva y respire”.]

     Se podría decir más, en particular respecto al extraordinario éxito con la crítica y el público de un Hubbard de una época más reciente. El best-seller internacional, Campo de Batalla: la Tierra, una epopeya del año 3000, por ejemplo, no sólo figura todavía como el mayor volumen individual de ciencia-ficción hasta la fecha, sino entre los que más honores han recibido. Además de obtener los Premios “Golden Scroll” y “Saturn” de la Academia de Cine de Ciencia-ficción, Fantástico y de Terror, la obra ha merecido el Premio “Tetradramma d’Oro” de Italia (en reconocimiento al mensaje inherente de paz del relato) y un Premio Gutemberg especial como una contribución excepcional al género. La serie de 10 volúmenes, Misión: la Tierra, recibió honores similares, llegando cada volumen a la cima de las listas internacionales de best-sellers en lo que significó un fenómeno editorial, y ganando en conjunto, tanto el Premio “Cosmos 2000” de los lectores franceses, como el Premio “Nova Science Fiction” de Italia. Asimismo, como un hecho más, se podría citar todo lo que L. Ronald Hubbard representa como autor modelo en muchas universidades (incluyendo muy mucho el ala L. Ronald Hubbard de la Biblioteca Gorky en la Universidad de Moscú) y todo lo demás que representa para la ficción moderna en general: “...uno de los escritores más prolíficos e influyentes del siglo XX”, citando al crítico y educador Stephen V. Whaley. Pero, a fin de cuentas, el propósito de esta publicación no es meramente conmemorar al autor L. Ronald Hubbard; nuestro propósito es aprender de él.

     Entre los diversos ensayos que siguen, L. Ronald Hubbard hace referencia a cierto “profesor de relato breve... quien no sabía nada sobre el propósito práctico de las cosas”. Se da el hecho de que sabemos que ese profesor es Douglas Bement, de la Universidad George Washington... aparentemente con buenas intenciones, pero bastante obsesionado con la pavonería verbal de la crítica académica, incluyendo la prefiguración intencional, el desenlace oportuno, la actitud penetrante y la alegoría forjada con esmero. Como estudiante universitario, Ronald confiesa no haber aprendido nada; mientras que habla de haber incitado una revolución virtual, como invitado posterior al estrado, al definir una tasa de producción viable en términos de cien mil palabras al mes. (De nada sirvió la alegoría forjada con esmero.) Pero en cualquier caso, y pese a lo que realmente está forjado con esmero en su relato breve, L. Ronald Hubbard no presenta nada de la verborrea de Bement.

     El hecho es que nadie aborda el mundo del escritor con mayor franqueza y autenticidad que L. Ronald Hubbard. Además, sus declaraciones son atemporales: tan pertinente para la profesión de escritor en la década de 1990 como cuando originalmente luchó para abrirse camino en esa selva emocionante de las pulps. Cierto es que el libro de bolsillo ha reemplazado a las pulps hace mucho; el anticipo a cuenta de las regalias, el centavo por palabra, y la novela corta para el mercado masivo prácticamente ya no existe. Pero queda el resto: los agentes y los editores, los mercados y los porcentajes, los críticos mordaces, los viernes sin cheque, el “intentar más intensamente hacer que cada palabra viva y respire”. Y además, la pasión permanece sin cambio: “escribir, escribir y luego escribir algo más, y nunca permitir que el cansancio, la falta de tiempo, el ruido, o cualquier otra cosa, me desvíe de mi camino”.

     Además de los instructivos ensayos de sus años de formación, incluimos notas de trabajo sobre la configuración de las monumentales obras Campo de Batalla: la Tierra y Misión: la Tierra, al igual que de la elaboración de guiones cinematográficos posteriores. También se incluyen comentarios incidentales sobre la vida como una “fábrica de manuscritos” y mucho más que sigue a partir de la afirmación: “De alguna manera me inicié en el oficio de escribir”.



[imagen]




AnteriorNavigation BarSiguiente

| Anterior | Glosario | Índice | Siguiente |
| Encuesta | Sitios afines | Librería | Página principal |


L. Ron Hubbard, L'Écrivain | L. Ron Hubbard, Lo scrittore
L. Ronald Hubbard, El escritor | L. Ron Hubbard, Der Schriftsteller
L. Ron Hubbard, The Writer

Contact Us
© 1998-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas


Librería Content Página principal